Recordar, olvidar…

recordar, olvidar

Hipertimesia, imposibilidad de olvidar ni un solo segundo de nuestras vidas. Alzhéimer, olvidarlo todo.

Recordar con claridad cristalina aquella pérdida, de una manera tal que vuelves a sentir el mismo dolor, todo se resquebraja por el mismo sitio por donde hasta  ahora estaba cosido con hilos de paciencia y el tiempo todo lo cura. Con hilos de consulta en psicólogos y lorazepam antes de dormir, antes de comer, antes de caer.

Olvidar dónde estás, olvidar tu nombre y el de tus hijos. Hacer un café y olvidar que existes. Olvidar que duele, olvidar el agua que quita la sed y el calor que quita el frío.

Recordar tras diez años el día que falleció tu madre como si fuera hoy, recordar el vacío, recordar la añoranza de sus palabras llenas de mimos. Recordar el adiós definitivo a la vida tal y como la conoces y saber que ya no es.

Recordar el quiebro en tu garganta al salir del estómago la hiel amarga. Y revivir que ya no hay quién vele tus noches acariciando tu pelo en ese gesto de amor por nada.

Olvidar, olvidar que una vez hubo alguien que habitó tu cuerpo. Ese cuerpo que se deshace sin importarte, no te importa porque no te acuerdas, no te acuerdas porque te olvidaste.

Recordar también el primer beso con lujo de detalles, y que tu piel se erice como en aquel instante. Recordar la torpeza de la inocencia y la incertidumbre de lo que pudo haber sido y no fue. Recordar la humedad en tus labios. Y sonreír. Sonreír con cada segundo de una tarde mágica en la que una adolescente aún creía en príncipes encantados.

Olvidar todo menos la necesidad de un abrazo, la necesidad de una caricia en tu rostro. Olvidar todo menos mirar con una intensidad que rompe, a pesar de que hasta tus ojos hayan olvidado.

Si puedes elegir entre padecer hipertimesia y recordar cada momento pasado con la misma intensidad con la que lo has vivido, o sufrir alzhéimer y olvidar todo lo que has sido hasta desaparecer: ¿qué eliges?

Yo lo tengo claro, quiero recordarlo todo.

Share

8 Comments on Recordar, olvidar…

  1. Perfecta descripción de una enfermedad desconocida y a la vez tan presente.

  2. Yo también prefiero recordarlo todo. Me ha encantado tu relato

  3. Yo prefiero recordarlo todo por supuesto

  4. Supongo que todo dependerá de la vida que se haya tenido porque no siempre los tiempos pasados fueron los mejores. Talvez el olvidar sea un mecanismo de nuestro cerebro para dejar paso a lo desconocido!!!
    Hecho en falta leernos en clase. Intenso relato Isabel.

    • Isabel Casanova | 26 junio, 2017 en 7:19 pm | Responder

      Así es Eva. Muchas gracias por comentar. Yo también echo de menos las clases y comentar los relatos. Un beso enorme.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*